AMISTADES OTOÑALES (Narrativa)

Tuesday, November 16, 2010

PEQUEÑAS DELICIAS DE LA VIDA CONYUGAL, ADEMAS, “SIEMPRE SUPE QUE TE LLAMABAS SANDRA”



Suspira con cierto cansancio, y es que ha llegado a casa, atrás dejo algunas risas, unas cuantas miradas, y dos que tres besos. Un viento helado la persigue mientras avanza a paso firme y haciendo ruido de gigante, dejando al invierno colgado tras la puerta junto a su chaqueta. Ahora el brillo de la sala le golpea la frente, siente el aroma de la cena de los Viernes, siente la estruendosa televisión que casi explotando ofrece un liquido para platos; “Tontería inservible no biodegradable” piensa ella, y casi al instante expulsa un “Hola” mecánico, que suena hasta natural.

Juguetes por todos lados, y el nene corre de izquierda a derecha, salta, se ríe, cae, y se levanta para abrazarla fuerte doblándole con ternura las piernas, “Hi Mommy”, y la ternura vuelve entonces por unos segundos mientras siente la espalda tibia de su “Bebe”, que luego se desprende y presuroso se trepa a uno de sus trenes, luego baja, corre de izquierda a derecha, salta, se ríe, y cae, y se levanta otra vez. Ella quisiera que aquel tren fuera gigante y mágico.




De nuevo aquel “Hola” mecánico, lo mira detenidamente por un momento, lleva los mismos ojos rojos y hundidos de ayer, lleva el mismo olor a hierba en su piel, la misma mirada cristalina y la ocurrencia de quien vive en cámara lenta. Mejor es no oler, no mirar, no pensar; no viajar, no saludar tanto y detenidamente, todo está bien, todo es perfecto, dice ella mientras se alista otro trago, el primero de la noche en casa; se repite así misma “Soy la buena madre”, “la buena esposa”, “la buena hija”, "la buena amiga” todo es perfecto, “Hola” y habrá que hablar de cualquier cosa, comer lo que se pueda y hacer comer al nene lo que quiera, la televisión seguirá encendida a volumen alto, y la radio con el volumen en cero seguirá también encendida y expectante, lista con el mismo Cd de ayer. “Necesito un cigarro” y la pobre cajetilla de Malboro rojo tiembla, se revuelca desesperada dentro de la cartera, no llegará para después de esta cena que ya se termina, y ella se habrá fumado la cajetilla entera en menos de 18 horas. Llegó una película por correo, gracias a Dios la noche aburrida será menos aburrida. Ya son las ¿Ocho?, las ¿Nueve?, son las diez, y el mismo olor a hierba entrando con él tras esa puerta vestida de invierno, “Le fui a echar aire a la llanta”, “le faltaba gasolina al auto”, “Me voy a tomar un trago al frente”, total un “Par” de pitadas a un porro o una copa antes de dormir nunca hace mal. Por fin el nene duerme, algún día el nene razonará y se dará cuenta que equivocado estaba por no querer dormirse como un niño normal, pero bueno, ya es tarde, y mañana a sacar cuentas y preocuparse por pagar el cable, la luz, el departamento, la guardería, mañana será otro día ocupado de pensamientos, de televisión a todo volumen, de olor a comida, tabaco y hierba, mañana apenas sea mediodía irá por otra botella de Merlot, ya mañana podrá dormir un poco mas.




Mira el despertador de su cómoda, "Que tarde que es", se dice así misma, mientras se balancea esperando paciente que termine, la cama cruje inusitadamente, hasta pareciera que esta vez tiene ritmo, él suda un poco mas de lo normal, seguro se fumó un porro entero. Y tu entonces aprovechas y piensas en él, en su rostro limpio en su voz que constante te acaricia las sienes, en su risa, en su mirada, en sus besos y como deseas fuera él quien corta tu carne y no tu marido, como deseas que al abrir los ojos lo vieras a él entrando interminable en ti, y mientras las mismas formas de siempre te humedecen, mientras el mismo mover te viene y te va, tiemblas, tiemblas como hace mucho no temblabas y crees convencida que te viniste con “él” y no él. Mañana dormirás un poco mas, escondida le escribirás un mensaje de texto, lo llamarás encerrada en el baño o mejor aun; irás a verlo, total a la llanta del auto siempre le falta aire o gasolina, o siempre te puedes ir a tomar un trago con alguna amiga por ahí. Hoy te viniste como hacia tiempo no te venias, y lo hiciste con "él".

Thursday, October 21, 2010

QUILCA




El Averno; para los griegos la entrada al inframundo, mundo de Hades el invisible. Pero en Lima, y solo para algunos limeños; El Averno era la única parte del infierno con aire acondicionado. La Calle Quilca no fue un movimiento cultura, o quizás lo fue y muy pocos se dieron cuenta. Quilca es, y Dios o quien sea por favor “Quiera”, una calle en el centro de Lima. A comienzos de los 90’s toda la Calle era una franja cultural en la vorágine de la ciudad, con laterales infames donde podías comprar y vender; Monedas y billetes antiguos, podías beber “decentemente” y lleno de aserrín en el Bar Queirolo y luego pasear indecente y borracho por la calle, podías comprar cloro o fumar hierba, jugar ajedrez o jugar damas, comprar discos rayados o casetes piratas. Para donde fueras o para lo que fueras, el gigante limeño te hacía pasar por ese cráter abierto lleno ratas y ratones con intelecto.






Para comprar libros la voz era entonces escoger dos libros; uno más grueso que el otro, uno más viejo que el otro, ¿Y el que realmente querías? Pues ese lo dejabas descansar expectante muy cerca a ti y sacrílegamente enterrado entre libros de recetas; cocina Thai, Mexicana, y entre inspiracionales como Mecánica para tontos. Luego preguntas; ¿Choche, cuanto por este de Vargas Llosa y este de Henry Miller? “La repuesta”; 5 lucas por el de Varguitas, y 7 por el azul grandote, la acción; dejar los dos libros en el suelo y disconforme seguir husmeando con las manos en los bolsillo, y sin perder de vista ese libro que tanto querías.




La gente apostada en la escueta calle cerca a la plaza San Martin era en su mayoría gente de izquierda un tanto arruinada, pero con la dignidad de haberse leído en la universidad todo lo que venden en su calle, porque en entonces Quilca era la calle del pueblo y para el pueblo. Y no solo libros viejos, había algunos nuevos, muchos piratas, algo de porno, porque algo de dinero tenían que hacer, mucha trova cubana; Pablo, Silvio, Amaury, Noel, prohibida en Lima y solo ubicable gracias a la tan entrañable piratería limeña, había también camisetas con rostros conocidos; Cesar Vallejo, Dalí, Bob Dylan y en una esquina un tanto mas burguesa David Bowie, The Smiths y Iggy pop.También como en este caso algunas joyas; y estaba entonces esta joya brillando entre libros de recetas y mecánica para tontos.




Luego preguntas; ¿Choche? con cara de ya me voy porque aquí no hay nada para mi; ¿Choche, y por este libro verde?, ¿Por ese libro verde? Y en tu mente algo impaciente; Sí, este libro, y lo hundías mas para que ningún atrevido de puro fregado te lo vaya a ganar; 3 lucas, ¿Dos está bien choche?. Y ya te ibas raudo y veloz hojeando de a pocos y medio escondido, te ofreció una bolsa negra o envolverlo en periódico pero tu valiente y socialista dijiste; “Así nomas choche” y en el colectivo de regreso mirabas a todas partes, sintiéndote culpable pero llegando todo tranquilo a tu barrio en San Miguel; no querías toparte con nadie, ni con los amigos de la pelota, ni con los amigos de los libros, fuiste directo y sin escalas a encerrarte en tu biblioteca a leer hoja por hoja como se hacía la guerra popular

Wednesday, August 18, 2010

Y PARA HERNANCITO ANA ERA COMO FRANҪOISE DORLÉAC

Y para Hernancito ella era Françoise Dorléac, con su cabello medianamente largo sus ojos eternos inmensamente redondos, y su chin como la del chico mas guapo del mundo.



Y si, para nosotros ella podía ser Françoise Dorléac, pero también; Catherine Deneuve, eso si jamás como Julie Christie. "Oh Julie Christie" Blonde, no rubia nomas, nuestra Julie, y perdóname la confianza My Dear, Julie era “Blonde” su cabello también era igual de eterno, con formas de “J” en cada lado, que le chicoteaban cerca sus hombros, y le cubrían ese cuello delicioso.



Su rostro era el resplandor, sus labios gruesos y explosivos sonreían sin pronunciar ruido alguno, musitando un aire vertiginoso que lo dejaba a uno boquiabierto. Y solo me basto citar Dr Zivago y Fareheint 411 para poder debatir a mi querido amigo, mas que vecino, casi hermano Hernán que Françoise Dorléac no era competencia para la “Clarisse” mas Linda Montag del cine, o al menos de Traffaut, que casi vendría a ser lo mismo. Pero que importaban al final todas estas estrellas, fantásticas féminas, si a una cuadra de nuestras casas teníamos a nuestra propia diva, a la musa, que nos iría a destrozar las tardes de futbol de esquina, invadir en las noches de estudio post examen final, la que nos despertaría y junto a nosotros al Sol, que también curioso la vería todos los días mientras llegaban a recogerla para ir a la escuela. Para Hernancito Ana era como Françoise Dorléac.

-¿Ludovic? - Y Hernancito embobado no dejaba de mirarla.
-Dime hermano -Tan bobo y sin otro lugar a donde mas mirar que a la mismo lado que Hernancito
-Estoy enamorado - Y el bochorno le inflo la cara y la pinto de rojo
-¿Tu también? - Y el bochorno......etc, etc, etc.


Para mi amigo Hernán.





Tuesday, April 06, 2010

ANA ES MENUDA EN VERANO Y EN INVIERNO TIENE MAS CUERPO ADEMÁS MIL BANDAS ELÁSTICAS



Para el final de la tarde, no es únicamente el sol que se deja caer en vertical, no es solamente la intensidad de las luces por las calles, que comienzan a tener un brillo mas intenso, no es solo el bullicio de la gente; zapatos gastados, tacones disparejos, bolsas vacías, celulares con poca batería o la mujer que escandalosamente piensa a gritos sin decir una sola palabra. No es solamente el fin del día, es también el comienzo de la noche.

Ana es menuda en verano, y en invierno tiene mas cuerpo. Ana se toca el rostro mientras observa un cartel de Revlon, ella piensa que esos cosméticos hace que la gente luzca un tanto mayor, esos detalles no ponen en la caja, piensa ella, y mucho menos en el recibo. Su esquina es limpia; solo ambulantes que venden de todo mas ilusión. Ha preferido no ubicarse cerca de un paradero de buses; por si alguien la reconoce, o por donde vendan comida; para no distraerse tanto y lucir lo mejor posible, que terrible subir al cuarto con el estomago estrugiente y con el cabello oliendo a aceite.

En el centro de la ciudad la gente camina haciendo diagonales, saltando y ganándose el uno al otro y con emoción; escabulléndose de quienes venden a gritos, de los que piden por necesidad y de los que necesitan pedir porque aun hay mucha luz para empezar hacer otra cosa. El sabor a smog casi ni se nota, es una neblina tenue en la que se ahoga la capital, es por ahora solo una preocupación, total, cuando sea incontrolable y ya no se pueda mentir mas será un escándalo, gracias a Dios que el gobierno responde urgente a los escándalos que seria del pueblo sino tuvieran que votar cada 5 años, reniegan dos viejo que pasan acalorados.

Juan Carlos adora su nombre, es compuesto, no es solo “Juan” nomás, cualquiera puede llamarse Juan o Carlos, el tiene los dos. Hoy ha sido un buen día para “Juanca”, es que a Juan Carlos solo le gusta que le digan “Juanca” Juan Carlos solo se dice el, y únicamente cuando ha sido, así como hoy, un buen día. Hoy se ha hecho un dinero “extra”, ósea, que no esperaba hacer nada, pero se hizo algo, estuvo ayudando a unos amigos en mensajería, ¡Ellos van a llegar lejos mis amigos! Se dice Juanca, esta contento, porque le dijeron que vuelva mañana y quizás hasta el viernes, este fin de semana se tomara unas cervecitas sin tener que medirle el vaso a nadie, y hasta podrá en las primera rondas beber sin descaro, hasta para unos cigarritos tendrá, ¡Que buen día he tenido carajo! se repite mientras llega a su esquina favorita.

Por un rincón de la ventana se dejan ver unas palomas, están juntas como acurrucadas una a la otra, han puesto sus cabezas como si durmieran; ¿Como así? Se pregunta Ana, con todo ese ruido, con toda la gente que pasa por debajo; con los buses, los cambistas, con el que vende música pirata, ella también es como esas palomitas piensa, al igual que ellas solo se acomoda, cierra sus ojos a escondidas, mira hacia algún lado y deja que todo se mueva alrededor y no se hace problemas, si yo soy como esas palomitas entonces.

-Hola, ¿Quieres subir?
- ¿Cuánto va ser?
- Los mismos veinte soles de siempre Juanca

Y se toman de la mano, entran juntos al hotel que observaba todo desde un principio, el hotel se los traga, perdiéndolos en la oscuridad de un corredor. “Soy como una paloma”; piensa Ana menuda en verano y con cuerpo en invierno, “Que buen día carajo” piensa Juanca, quien mañana recordara todo mientras pasa el tiempo guardando mil de cajas de banda elástica.

Friday, September 25, 2009

EL SOL DEL NORTE




Como calienta el sol del norte, calienta sin resentimiento, oscureciendo parejo el cuerpo, y dejando el cabello con un brillo inusual. Lo recuerda todo, sucedió en un día desnudo y brillante, un todo celeste suspendido allá arriba, y luego vino aquel golpe; el griterío, la confusión, la lluvia de piedras, el polvo que los envolvía, mas gritos, mas angustia, los segundos, y sus rostros se sumergieron tratando inútilmente de no dar la cara.

- ¡Puta Madre! ¡Estamos cagados!- Sus ojos no voltearon, y su mirada solo mostró una parte de su cara, la que ya había perdido la calma - ¡Conche su madre no lo ví!
- ¡Huevón!, ¡Huevón! ¡Que mierda has hecho Loco!, ¡Maneja rápido! - Aún sólo de copiloto, se sentía tan culpable con el Loco, sus manos trataban de sostener su cabeza, trataban de no perderla- ¡Pisa a fondo huevón!

Ahora ya puede imaginarse todo; están escurriéndose a velocidad entre calles estrechas, reflejándose sobre ventanales cubiertos de cortinas percudidas; entre casas-habitación derruidas. Aún con los gritos de la gente colgando del tubo de escape, con el golpe que seguía constante; un rebotar, sobre una lámina de acero al viento, el auto avanzó como acorazado sobre la pista asentada de aquella barriada, levantando olas de polvo surcando aquel camino rodeado de casas de adobe, y techos de eternit ¿Llegarían alguna parte?. El golpe no medía mucho y sus ojos de miedo llevaban mas sorpresa que dolor mientras caía envuelto entre olas de polvo, que reventaban con los gritos de angustia de su madre.

- ¡Loco huevón! ¡Fíjate por donde manejas! ¡Te vas a llevar a otro más!
- ¡No lo vi huevón! ¡No lo vi! - Se repetía el Loco apenas mirando la carretera - ¿Alguien vió si lo dejamos mal?
- ¡No sé huevón! Yo creo que solo fue un golpe, tampoco lo ví carajo - Responden desde los asientos de atrás del auto.
- ¡Puta no sé huevón, no sé! - Y escondido alla atrás, responde otro, refugiándose en las palmas de sus manos.
-¡Que no saben cojudos!, "Fue un golpe nomás" - Sentencia el copiloto - Yo ví que caía a un lado del camino y estaba entero, ¡A la mierda con eso!, ¡Y ya dejen de jalar carajo! ¡Y fijense si nos siguen!.

El sol se ha vuelto infernal, se ha colado en el peor de los sueños, es una pesadilla intensa que se refleja, sus rayos; perfectos cuchillos afilados, se van marcando con ira, esperando pacientes para hundirse luego sin clemencia y mas brillantes, en aquellos cuerpos que despertarán de este mal sueño con un brillo clavado en la frente.

- Ya estamos lejos, tranquilos muchachos - Y baja un tanto la velocidad del vehiculo - ¡Que tal susto carajo! - El Loco parecía mas tranquilo, su semblante era la del mismo demente de siempre - Como me lleve de encuentro a ese angelito carajo, era un bebe. Larguémonos a Mancora, guardemos el auto y nos quedamos unos días allí, ¡Tranquilos nomás! - Y una sonrisa nerviosa aflora - Ya paso, ¡Nunca mas vuelo al norte carajo!

Al sol del norte por la tarde se le puede ver cortando en dos al mar, formando una escalera ardiente sobre el océano pacífico, el sol del norte no es espantoso pero te acompaña y no te deja; es constante como la piel que te deja oscura, como la casa en una habitación derruida, como los sueños y sus pesadillas, como el polvo y la arena que se abre por el camino árido y rocoso, el que a veces es tan verde, tan imponente, con sus precipicios y su fondo; el mar, con sus pueblos destartalados y sus haciendas que alguna vez se llenaron de esplendor.

- ¡Que nochecita!
- ¡Sí, que bravo man!
- ¿Y ustedes?, demoraron en llegar muchachos
¡Puta esas caras! ¿Qué les paso?
- No preguntes compadre, no preguntes.

Thursday, September 03, 2009

OH FUROR! EL ALBA SE DESPRENDE DE TUS LABIOS




-¡Que esperas! ¡¿Qué?! - Por un momento el temor la confunde, la hace valiente- ¡Te odio mierda! - Y le apunta con sus ojos llenos de ira -¡Te odio!, - pero el temor, vuelve de inmediato apoderarse de ella - ¡Deja de mirarme!, ¡Por favor, deja de mirarme! - Y suplica temiéndose perdida.

Sus labios apenas pueden moverse, y la saliva que tenuemente baja por su garganta es lo único que la hace sentir que aun tiene boca. Su rostro tiembla; de cólera, de miedo, de angustia, siente que sus parpados le explotan, sus ojos arden como antorchas, ya no es dolor lo que siente, "¡Oh Dios! haz que no sienta nada". Su cabello extenso se enreda con sus pestañas, trata de sacudirse, pero se siente apretada, ya su cuerpo es un mar de espasmos, de cólera, trata de sacudirse el cabello de la cara, se despeina empecinada, y allí vuelve él, que la compone con sutileza, pero ella responde nuevamente con cólera; con los ojos rojos y adoloridos hasta las pestañas; que es lo único que ahora la alejan de esas manos, y ese rostro borroso que no deja de mirarla.

-Shhhhh estás atada ¿Recuerdas? – Le habla despacio, y hasta con cierta timidez le roza la piel - Ven, ven tranquila, voy a peinarte ese hermoso cabello negro – Y se sumerge en su cabello formando olas, y ve su resistencia con enferma fascinación.

Dentro de poco se agotará; se agotará de llorar, se agotará de pelear, su espalda terminará apoyada sobre la pared, o quizás de lado sobre el piso, entonces le soltará un poco las manos atadas, solo un poco. Con esta no usará tape para ahogarle las muecas de la cara, con esta no usará cuerda para separar sus extremidades; "Que larga, y delgada eres" su vestido negro le va simple, le llega a las rodillas y ceñido deja ver una cintura rodeada de curvas, así la vio caminando por la calle; muy segura, muy sonriente, un tanto alta, pero le gusto que fuera diestra, le gusto, que tuviera una espalda tímida, y que tuviera un escote en “V” al frente, le gusto pensar en su cuerpo bronceado. Si, ya pronto se agotará, le dejará acomodarla con cierta tranquilidad. Que sabor tan distinto tiene la piel de mujer cuando avanza el miedo; "¿No es curioso acaso sentirse así?". La toma por la nuca con cierta brusquedad, busca sus ojos, ella huye de los suyos, la pone muy cerca, y se activa al sentir su cuerpo delgado; deseaba tanto, volverse "Él".

- Deja de llorar, y cánsate de una vez- Y sus labios se juntancon los de ella, que cubiertos de tape, se siente que tiemblan.

Su corazón trata de huir horrorizado; desesperación, pena, dolor. Todo junto y sin orden llega de momento para ella, ya sus manos no están atadas, ni su boca tiene mordaza, su cabello ya sin vigor, se extiende por el suelo desordenado, y su vestido negro, perfectamente desparramado a lado de una silla, luce como si se hiciera humo. Ahora el ruido tiene olor; al sudor de su cuerpo. Se vuelven abrir sus ojos, de nuevo esa sensación que la atropella, y una voz, que llega a ella como el final de un eco lejano…

- ¡Oh furor! El alba se desprende de tus labios - Deja de mirarla por fin, y arrebatado se aferra a un cuerpo apenas tibio.

Tuesday, April 28, 2009

LOS ATORRANTES SHORTSITOS TUTIFRUTIS


Un ómnibus desaforado avanza a pedazos por avenida La Marina, colgado de la puerta delantera esta un tipo ruidosamente despeinado que agita su mano llena de monedas, esta tratando de dar cambio a un pasajero que acaba de pagar con un billete de S/. 50.00, y a quien su próximo paradero; ya paso. Su otra mano esta llena de billetes destartalados, y agotada, trata de sujetarlo de la baranda y de una doble gravedad; la del momento en si; un peligro, un riesgo que su trabajo le impone, y de una gravedad científica; la de Newton, por un segundo dejo de mover a la gente hacia el ya inexistente espacio posterior, esas manos, esos dedos, esos pies, y la pobre alma de cobrador pedían una esquina, una luz roja, hasta el silbato de un tombo distraído “una multa por favor”, “Algo” que le permitieran volver a la compostura inicial, ahora solo quería no equivocarse al dar el cambio, mantener la erección para la pechugona que apretaba frente a él; “Avisen con tiempo los que bajaban”.

- “New Life” Esa me sale igualito “Complicating, circulating , new life, new life operating, generating new life, new life"
- ¿Y con que la vamos hacer?, ¿Con el organo Yamaha de Carlitos? No te pases pues choche, además cuando salió esa canción tu recién estabas en primer grado.
- ¡Ah! generacional la huevada, “Sacred” Carajo, esa nos sale, “So here is my confession, It's an obsession I’m a firm believer and a warm receiver” Ves chancho, igualito.
-¡Ya nos pasamos!
-¡Bajan!
- ¡Con tiempo tienes que hablar pues, Colorado!
- Dame mi vuelto completo nomas, ¡Carajo! ya se pasaron.

Carmencita era rubia, como todas sus amigas del Humboldt. Por las mañanas una movilidad venía a recogerla a ella y a su hermana, no todas vivían cerca, algunas eran de la Punta, y otras vivían también en San Miguel pero los fines de semana se juntaban en casa de Carmen, salían a revolotear frente al parque del barrio; blancas, rubias, espléndidas, todas eran altas y muy educadas, jamás un grito o una mueca, jamás salían corriendo o haciendo escándalo siempre caminaban despacio revoloteando por los rosales del parque Acuña.

-¡Míralos!, ellos son.
-¡Ay Carmencita! si son feísimos.
-¡Ay que exagerada eres Camuchita!, yo jamás te dije que eran modelos
-Carmencita, me dijiste que se parecía a Dave Gahan
- ¡Ay! Es que deberías oírlo cantar “Personal Jesús” ¡Ay me muero!
- ¡Carmencita, que ni te escuchen las hermanas del colegio!

Dos tarolas, un bombo parchado con cinta, un bajo, regalo de un tío rocanrolero y pobretón, la guitarra sin cuerdas de repuesto y un teclado en donde “Feliz cumpleaños” sale perfecto, los hacían “La banda” de San Miguel, ni siquiera el nombre del barrio les molestaba pensaban que cuando se refieran a ellos serían “From Lima - Perú” y no “From San Miguel” por ahora la azotea les servía de trampolín, “Carajo” los Beatles tocaron en una azotea, y miren que bien vino la policía y se los llevo a todos por barbones y escandalosos. ¿Yoko Ono estuvo ahí?, ahora se preguntan entre ellos mientras alistan los instrumentos, seguro que sí, ¿En que año fue todo eso? Se preguntan, ¡Mierda! no lo saben pero seguro que estaba allí esa china de mierda “Groupie” miserable que los termino de separar, o es que John Lennon estaba tan pasado que igual con ¨ponja¨ o con escandinava mandaba a la mierda a los otros 4 “Serán los otros tres” No los otros cuatro, porque yo veo a uno y los veo a todos siempre, insistía Ludovic.

- No sé, compadre, que me va estar haciendo caso, seguro que ya le debe estar cayendo un cojudo de su colegio.
- Bueno, yo solo te digo que de todos los libros que me he leído, siempre el que esta embobado así cómo tu, termina por caerle a la chica de sus sueños.
- ¿Y que pasa siempre?
- Bueno, no pasa ni mierda porque siempre los terminan jodiendo pero te digo, siempre les terminan cayendo.
- Tienes razón, sino me atrevo, nunca sabré que me pudo haber deparado la historia con Carmencita.
- Te voy a prestar el de Bryce para que lo leas y ya luego ves que haces, ya lo termine.
- ¿Cúal es?
- “El hombre que habla de Octavia Cádiz''
-¡Mierda!

Oh los 80’s ya se están terminando y el estribillo aquel “El APRA nunca muere” tomaba otra tonalidad, porque, el APRA va entrar en coma, y aunque para ese momento en la historia nadie sabía por cuanto tiempo, lo cierto era que “Nunca muere”, y que más, lo haremos nosotros al parecer.

- Mira hijito, esos malditos han estado jodiendo desde siempre, a tí que te gusta leer te digo una cosa, cuando yo tenía tu edad hace años ya, Sanchez Cerro...
- Papapa, eso es en los 30’s ¿Verdad?
- Si hijito, Sanchez Cerro les había ganado a estos comechados, pero que hicieron, se fueron a Trujillo, tierra de cojudos, y quisieron hacer una rebelión “Me han robado” “Me han robado” gritaba la loca de Haya de la Torre, cogiéndole las bolas al más muchacho de su partido.
- ¿Cómo sabes que Haya de la Torre era marica?
- Marica o imbécil, ¡Como vas a mover a las masas así, pues hijo!, más de mil apristas murieron bombardeados, ¿Cuando se había visto eso? Nunca pues hijo, ya después cuando Pinochet le saco la ñona a Allende...
- Oye papapa, ¿Y es cierto que los apristas mataron a Sanchez Cerro?
- Es correcto, ya después entró Benavides que le regaló Leticia a los Colombianos, ese imbécil. Pero sí, los tuvo a los apristas lejos, metidos bajo tierra, ¡Carajo!.
- Papapa mis amigos están arriba en la azotea esperándome para tocar, bajé por una jarra de limonada, te quiero, y ya no reniegues que vuelve a salir Alan,..

Carmencita le mira a los ojos, él la abraza sin sentir la más minima pena, una sonrisa con un grado bastante mínimo de alcohol, el aliento que junta con dos manos y todos sus dedos, las luces de colores que no alumbran nada, lo alumbran todo.

-Ludovic, ¿Porqué siento que eres lo máximo?
-Carmencita, ¿Porqué siento que en tus brazos vuelo?


I know this much is true

I bought a ticket to the world,
But now I've come back again.
Why do I find it hard to write the next line?
When I want the truth to be said...

Ah Ah Ah Ah Ah
I know this much is true.
Ah Ah Ah Ah Ah
I know this much is true.

El jamás se hubiera perdonado si la besaba escuchando "Red red wine" el hubiera querido que fuera cuando sonaba “True” de Spandue Ballet, fue un alivio que estuvieran tocando una de OMD.

- ¡Y, que huevón! no me digas que te la agarraste bailando "Red red wine"
- ¡Qué no me la agarre! ¡Carajo!, la besé man, la besé...
- En fin, al menos no fuiste tan pacharaco y le pusiste la cara como este huevón a Susanita bailando “Together forever”
- Yo estaba esperando ese temazo de When in Rome, pero que importa, Carmencita me dijo que sí.
- Bueno ya! no Yoko Ono's entre nosotros, y entonces, ¿Cómo le ponemos a la banda?
- “Last”
- ¿Lust?¡ No te pases pues huevón! Mis viejos no nos van a dejar ensayar.
- No Lust, "L.A.S.T"
- ¿Last?
- Si; “Los Atorrantes Shortsitos Tutifruti”
*
*
*
*
Para Hernán, hermano de mi infancia.



MusicPlaylist
Music Playlist at MixPod.com